Exposiciones Históricas

Tina Girouard: Vámonos a México

Tina Girouard: Vámonos a México

No items found.
14
May
2020
/
Exposiciones Históricas
Magalí Arriola - Directora y Curadora
No items found.

Vámonos a México
Fecha: 10 de marzo - 12 junio de 1983

Tina Girouard (DeQuincy, Louisiana, 1946 – Cecilia, Louisiana, 2020*) no solo fue un personaje importante de la vanguardia neoyorquina de la segunda mitad del siglo XX; fue también la primera mujer en exponer en el MT, durante la primavera de 1983, arribando según escribe Ted Castle en el catálogo de la muestra, “como un ave que advierte un cambio en el clima de opiniones”. 

En 1970, Girouard había fundado al lado de Suzanne Harris y Gordon Matta-Clark el legendario espacio independiente 112 Greene Street –en sus palabras, una “arena creativa” en la que prevalecía el espíritu de colaboración. Un año después, con Carol Goodden y el mismo Matta-Clark, abrió FOOD, una suerte de cooperativa de artistas para quienes el preparar, compartir y consumir los alimentos, constituía un gesto artístico radical. La obra que la artista desde entonces desarrolló, eliminaba las fronteras entre el arte y el diseño, entre la pintura tradicional y las artes decorativas, adhiriéndose a las premisas que para mediados de los setenta animaban a un movimiento como Pattern and Decoration, y abogaban por la infiltración de problemáticas de género e identidad dentro de las prácticas artísticas hegemónicas. El trabajo de Girouard no sólo expandía las corrientes post-minimalistas hacia un universo femenino y feminista; al incorporar disciplinas como la danza y el performance, y abrirse a las influencias de los pueblos originarios de América del Norte y posteriormente de la cultura haitiana, resignificaba también sus propias obras que solía contextualizar en tiempos y espacios distintos. 

La exposición Vámonos a México con Tina Girouard respondió, tal y como lo narra su entonces director Alberto Raurell, a un conjunto particular de circunstancias: la inesperada visita de Girouard al evento de clausura de la exposición Los Picassos de Picasso (1983), y el interés que la artista manifestó tanto por el MT como por el contexto local. La manera en que la muestra se inscribió dentro de la historia temprana del museo da cuenta de su flexibilidad institucional: la exposición proponía una revisión de los intereses que había manifestado la artista a lo largo de su carrera, a la vez que facilitaba la producción de una instalación surgida de su fascinación por México. Por una parte destacaba el carácter ceremonial de sus performances Pinwheel (1977), la repetición de gestos y patrones en piezas como Blue Ear o Bowie’s Wings (1978), y la utilización de enseres domésticos que son tradicionalmente asociados con la feminidad como las cortinas y escobas que componen Veranda (1982-83); por otra, despuntaba una mirada un tanto estereotípica que resultó de la colaboración de Girouard con artesanos locales para elaborar una instalación que mezclaba iconografía urbana y cultura popular, y que respondía a lo que ella reconocía como una de las estrategias más recurrentes en su trabajo: “la yuxtaposición de diferentes manifestaciones culturales, en particular rituales”. 

Dentro de ese contexto cobra importancia la inclusión de la documentación de Pinwheel en dicha muestra, una obra clave dentro de la carrera artística de Girouard que tiene su antecedente en Air Space Stage. Esta última pieza se presentó en 1972 en 112 Greene Street, y fue la primera iteración de una serie de intervenciones reunidas bajo el título Salomon’s Lot que partían de un lote de sedas japonesas heredadas por la artista. Las versiones subsecuentes incluyeron, además de las telas, fragmentos de papel tapiz y pisos de linóleo decorados, que eran activados por el movimiento de cuatro participantes. Cada participante –incluyendo a la propia Girouard–ocupaba un cuadrante cromático (un color por cada mundo: animal, vegetal, mineral y lo que la artista denominó el “otro mundo”); incorporaba diversos props (ramas, piedras, brillantina, una pelota; una tortuga...); e invocaba la permeabilidad de los géneros (mujer-mujer/mujer-hombre/hombre-mujer/hombre-hombre). En palabras de la artista, la acción que animaba esta obra era la de “hacer al mundo” –una acción, que hoy adquiere una resonancia particular ante el riesgo de enfrentar la descomposición de ese mismo mundo y la disolución de muchos de sus logros. 

* El MT lamenta el fallecimiento de Tina Girouard, el 21 de abril de 2020.

Todas las imágenes: Archivo del Centro de documentación del Museo Tamayo.

DESCARGA
Texto de muro